Edades de la Psicología

La disciplina de la psicología se divide ampliamente  en dos áreas una que se relaciona con el espacio de los profesionales en ejercicio y la otra en la que destaca la psicología como una ciencia  de creciente avance, que estudia  la mente, el cerebro y el comportamiento social. Ambas tienen objetivos, formación y prácticas distintivas, pero algunos psicólogos  integran estas dos áreas, de tanto del ejercicio profesional como de la investigación. 

Historia de su Desarrollo

En la cultura occidental, los contribuyentes al desarrollo de la psicología procedían de muchas áreas, comenzando por filósofos como Platón y Aristóteles. Hipócrates reflexionó sobre los temperamentos humanos básicos (por ejemplo, colérico, sanguíneo, melancólico) y sus rasgos asociados. 

Igualmente Hipócrates, Informado por la biología de su época, especuló que las cualidades físicas, como la bilis amarilla o el exceso de sangre, podrían subyacer a las diferencias de temperamento (humor). Aristóteles postuló que el cerebro era el asiento de la mente humana racional. 

Mientras que, René Descartes, en el siglo XVII argumentó que la mente da a las personas las capacidades de pensamiento y conciencia. Es decir,  la mente decide y el cuerpo lleva a cabo la decisión, una división dualista mente-cuerpo que la ciencia psicológica moderna todavía está trabajando para superar. 

Dos figuras ayudaron a fundar la psicología como una disciplina formal y una ciencia en el siglo XIX, y fueron Wilhelm Wundt en Alemania y William James en los Estados Unidos. 

Los Principios de la Psicología de James (1890) definieron la psicología como la ciencia de la vida mental y proporcionaron discusiones perspicaces de temas y desafíos que anticiparon gran parte de la agenda de investigación del campo, un siglo después.

La psicología del siglo XX

Durante la primera mitad del siglo XX, el conductismo dominó la mayor parte de la psicología académica americana. En 1913 John B. Watson, uno de los influyentes fundadores del conductismo, instó a confiar sólo en acciones y condiciones objetivamente mensurables, eliminando efectivamente el estudio de la conciencia de la psicología. 

Sostuvo que la psicología como ciencia debía ocuparse exclusivamente del comportamiento directamente observable en los animales inferiores, así como en los seres humanos, destacó la importancia de recompensar sólo los comportamientos deseados en la crianza de los niños.

Watson se basó en los principios del aprendizaje mediante el condicionamiento clásico, basado en los estudios con perros del fisiólogo ruso Ivan Pavlov y conocido como condicionamiento pavloviano. 

En los Estados Unidos la mayoría de los departamentos universitarios de psicología se dedicaron a apartar la psicología de la filosofía y a convertirla en una ciencia empírica rigurosa.

El Conductismo

A partir de los años 30, el conductismo floreció en los Estados Unidos, con B.F. Skinner liderando la demostración del poder del condicionamiento operante a través del refuerzo. 

Los conductistas realizaron en entornos universitarios, experimentos sobre las condiciones que controlan el aprendizaje y moldean el comportamiento a través de refuerzos, normalmente trabajando con animales de laboratorio como ratas y palomas. 

Skinner y sus seguidores excluyeron explícitamente la vida mental, viendo la mente humana como una caja negra impenetrable, abierta sólo a conjeturas y ficciones especulativas.

Su trabajo demostró que el comportamiento social se ve fácilmente influenciado por la manipulación de contingencias específicas y por el cambio de las consecuencias o el refuerzo (recompensas) a que conduce el comportamiento en diferentes situaciones. 

Los cambios en esas consecuencias pueden modificar el comportamiento en las pautas predecibles de estímulo-respuesta (S-R). Asimismo, una amplia diversidad de emociones, tanto positivas como negativas, pueden adquirirse mediante procesos de condicionamiento y pueden modificarse aplicando los mismos principios.

El Psicoanálisis de Sigmund Freud 

Al mismo tiempo, en una yuxtaposición de  las teorías psicoanalíticas y las prácticas terapéuticas desarrolladas por el médico entrenado en Viena, Sigmund Freud, y sus numerosos discípulos, que comenzaron a principios del siglo XX y perduraron durante muchos decenios, estaban socavando la visión tradicional de la naturaleza humana como esencialmente racional. 

La teoría freudiana hizo de la razón algo secundario, porque para Freud, el inconsciente y sus motivos y deseos irracionales, a menudo socialmente inaceptables, en particular los sexuales y agresivos, eran la fuerza motriz de gran parte del comportamiento humano y las enfermedades mentales. 

Hacer que el inconsciente sea consciente se convirtió en el objetivo terapéutico de los clínicos que trabajaban en este marco.

Freud propuso que mucho de lo que los humanos sienten, piensan y hacen está fuera de la conciencia, es autodefensivo en sus motivaciones e inconscientemente determinado. 

Gran parte de ello también refleja conflictos basados en la primera infancia que se desarrollan en patrones complejos de comportamientos y síntomas aparentemente paradójicos. 

Sus seguidores, los psicólogos del ego, destacaron la importancia de las funciones de orden superior y los procesos cognitivos (por ejemplo, la motivación de la competencia, la capacidad de autorregulación), así como los mecanismos de defensa psicológica del individuo.

¿Cuáles son las Edades de la Psicología?

Impacto y consecuencias de la teoría del  cognitivismo

A principios de la década de 1960 se cuestionó seriamente la relevancia del enfoque Skinneriano para la comprensión de los procesos mentales complejos. La revisión crítica del lingüista Noam Chomsky de la teoría de Skinner sobre el comportamiento verbal en 1959 demostró que no podía dar cuenta adecuadamente de la adquisición del lenguaje humano. 

Fue uno de los varios factores desencadenantes de un cambio de paradigma que a mediados del decenio de 1960 se convirtió en la teoría del cognitivismo, que argumentaba de manera convincente contra el conductismo y condujo al desarrollo de la ciencia cognitiva.

Junto con los análisis simultáneos y los avances en áreas que van desde la informática y la inteligencia artificial hasta la neurociencia, la genética y las aplicaciones de la teoría de la evolución, el estudio científico de la mente y la actividad mental se convirtió rápidamente en la base de gran parte de la nueva ciencia psicológica en evolución en el siglo XXI.

Los científicos psicológicos demostraron que los organismos tienen disposiciones innatas y que el cerebro humano están distintivamente preparado para diversas actividades mentales de nivel superior, desde la adquisición del lenguaje hasta las matemáticas, así como la percepción del espacio, el pensamiento y la memoria. 

También desarrollaron y probaron diversos modelos teóricos para conceptualizar las representaciones mentales en el procesamiento de información compleja realizado en múltiples niveles de conciencia.