La edad no es una mera función biológica del número de años que una persona ha vivido, o de los cambios fisiológicos que el cuerpo atraviesa durante el curso de la vida. Es también un producto de las normas y expectativas sociales que se aplican a cada etapa de la vida. 

La edad representa la riqueza de las experiencias de vida que dan forma a lo que se llega a ser.

En la Sociología, en los últimos años han surgido una serie de nuevas cuestiones para hacer frente a los enfoques de las ciencias sociales sobre la edad y el curso de la vida (ALC). 

Entre ellos se incluye una variedad cada vez más amplia de trabajos sobre el curso de la vida en campos tan diversos como la salud y la criminología, el creciente conjunto de trabajos sobre la desventaja acumulativa que problematiza la intersección y la desigualdad, la comprensión innovadora de las interacciones biosociales de la población mundial. 

Desde la sociología y sus edades, se examinan los aspectos de los avances en el contexto de consideraciones teóricas más generales. Se abre una revisión del lugar que ocupa la teoría en los estudios del curso de la vida.

Edades de la Sociología

La gente ha estado pensando como sociólogos mucho antes de que la sociología se convirtiera en una disciplina académica independiente: Platón y Aristóteles, Confucio, Jaldún y Voltaire, todos ellos prepararon el escenario para la sociología moderna. 

Desde la antigüedad, la gente ha estado interesada por la relación entre los individuos y las sociedades a las que pertenecen. Muchos de los temas estudiados en la sociología moderna también fueron estudiados por los filósofos antiguos en su deseo de describir una sociedad ideal, incluyendo teorías de conflicto social, economía, cohesión social y poder.

En el siglo XIII, Ma Tuan-Lin, historiador chino, reconoció por primera vez la dinámica social como un componente subyacente del desarrollo histórico en su enciclopedia seminal, el Estudio General de los Restos Literarios. 

En el siglo siguiente surgió el historiador que algunos consideran el primer sociólogo del mundo, Ibn Jaldún (1332-1406) de Túnez, quien escribió sobre muchos temas de interés actual, sentando las bases tanto de la sociología como de la economía modernas, entre ellos una teoría del conflicto social, una comparación de la vida nómada y la sedentaria, una descripción de la economía política y un estudio que relaciona la cohesión social de una tribu con su capacidad de poder.

la Sociología

En el siglo XVIII, los filósofos del Siglo de las Luces desarrollaron principios generales que podían ser utilizados para explicar la vida social. Pensadores como John Locke, Voltaire, Immanuel Kant, y Thomas Hobbes respondieron a lo que veían como males sociales escribiendo sobre temas que esperaban que llevaran a la reforma social. 

Mary Wollstonecraft (1759-1797) escribió sobre las condiciones de la mujer en la sociedad. Sus obras fueron ignoradas durante mucho tiempo por la estructura académica masculina, pero desde el decenio de 1970, Wollstonecraft ha sido ampliamente considerada la primera pensadora feminista de consecuencia.

A principios del siglo XIX se produjeron grandes cambios con la Revolución Industrial, el aumento de la movilidad y los nuevos tipos de empleo. También fue una época de grandes trastornos sociales y políticos con el surgimiento de imperios que expusieron a muchas personas, por primera vez,  a sociedades y culturas distintas de la suya. 

Puesto que, millones de personas se mudaron a las ciudades y muchos se alejaron de sus creencias religiosas tradicionales.

Creando la disciplina

Auguste Comte (1798-1857), se considera el  padre de la sociología. El término sociología fue acuñado por primera vez en 1780 por el ensayista francés Emmanuel-Joseph Sieyès (1748-1836) en un manuscrito inédito (Fauré et al. 1999). 

En 1838, el término fue reinventado por Auguste Comte (1798-1857), quien estudió originalmente para ser ingeniero, pero más tarde se convirtió en alumno del filósofo social Claude Henri de Rouvroy Comte de Saint-Simon (1760-1825). 

Ambos pensaron que los científicos sociales podían estudiar la sociedad usando los mismos métodos científicos utilizados en las ciencias naturales. Comte también creía en el potencial de los científicos sociales para trabajar en la mejora de la sociedad. 

Sostenía que una vez que los estudiosos identificaran las leyes que regían la sociedad, los sociólogos podrían abordar problemas como la falta de educación y la pobreza.

Los diferentes enfoques de la investigación basados en el positivismo o el antipositivismo suelen considerarse el fundamento de las diferencias que se encuentran hoy en día entre la sociología cuantitativa y la sociología cualitativa. 

La sociología cuantitativa utiliza métodos estadísticos como las encuestas con un amplio número de participantes. Los investigadores analizan los datos utilizando técnicas estadísticas para ver si pueden descubrir patrones de comportamiento humano. 

Mientras que, la sociología cualitativa busca entender el comportamiento humano aprendiendo sobre éste a través de entrevistas en profundidad, grupos de discusión y análisis de fuentes de contenido (como libros, revistas, periódicos, otros medios y nuevas tecnologías).