La pintura de paisajes, es la representación de paisajes naturales en el arte. Las pinturas de paisajes pueden capturar montañas, valles, cuerpos de agua, campos, bosques y costas y pueden o no incluir estructuras hechas por el hombre así como personas. 

Aunque las pinturas de los primeros períodos antiguos y clásicos incluían elementos escénicos naturales, el paisaje como género independiente surgió en la tradición occidental en el Renacimiento en el siglo XVI, en la tradición oriental, el género se remonta a la China del siglo IV.

Historia del Paisaje

La pintura de paisajes en un comienzo, se consideró un género en sí mismo y se valoraba como bajo en la rígida jerarquía de la academia de arte en cuanto a la temática, no obstante, los paisajes de fondo se hicieron cada vez más detallados en las composiciones que surgieron en Venecia a finales del siglo XV.

La otra prominente tradición paisajística surgió en el siglo XVII en los Países Bajos en el trabajo de los artistas holandeses Jacob van Ruisdael, Aelbert Cuyp y Meindert Hobbema. El cielo, a menudo bastante nublado y llenando la mitad o más del lienzo, jugó un papel central en el establecimiento del tono de la escena. 

Los artistas holandeses de ese período infundieron a los elementos de sus composiciones un significado metafórico e hicieron uso del impacto visual de las pequeñas figuras en un vasto paisaje para expresar ideas sobre la humanidad y su relación con la naturaleza todopoderosa.

Tipos de Paisajes

El paisaje abarca todos los tipos de formas terrestres y la forma en que se integran con las características naturales y artificiales disponibles. Algunos de los rasgos físicos que se utilizan para definir las formas terrestres de un área incluyen colinas, masas de agua, montañas, ríos, estanques, lagos y el mar. Por otro lado, los elementos humanos incluyen las diferentes formas de edificios, el uso de la tierra y las estructuras.

La tierra tiene diferentes tipos de paisajes que incluyen los paisajes helados que se encuentran en las regiones polares. Otros tipos de paisajes incluyen  los vastos desiertos áridos, islas, paisajes costeros, boscosos y los paisajes densamente forestados. 

Características del Paisaje

Las características del paisaje desempeñan un papel importante en la definición de la autoimagen de las personas. Así pues, el mundo del arte -incluidos sus mecenas, profesores y artistas- no tomaba en serio la pintura de paisajes y atribuía un mayor valor a las obras históricas, los retratos y los cuadros de género. 

Además, el Renacimiento (y más tarde las escuelas neoclásicas y académicas) siguieron al arte griego al dar primacía al cuerpo humano, especialmente al desnudo, en comparación al paisaje, que no era un acontecimiento.

¿Qué es el paisaje para la sociedad y su componentes?

Legado del Paisaje

El orden, era el motivo dominante en el paisaje inglés del siglo XVIII. Esto se ejemplifica en las obras del primer gran paisajista británico Richard Wilson (por ejemplo, The Destruction of Niobe’s Children, 1760), también por el pintor  Thomas Girtin (por ejemplo, The White House Chelsea, 1799). Por ello, las obras de Girtin fueron ejemplificadas en la escuela inglesa de pintura de paisajes, que fue testigo de algunos de los más grandes paisajes jamás producidos.

Constable y Turner pueden ser considerados iguales no sólo en su visión de la tradición paisajística, sino en el hecho de reflejar consciente o inconscientemente la idea de un retorno a la naturaleza.

Los mismos vientos de cambio que ayudaron a Turner a revolucionar el arte paisajístico inglés, también se extendieron sobre Francia. La pintura de paisajes de plein air se desarrolló mucho en la Escuela Barbizon, en Fontainebleau cerca de París, bajo la dirección de Theodore Rousseau y Camille Corot. 

Esta escuela fue enormemente influyente en toda Europa y los Estados Unidos, y preparó el camino para el mundialmente famoso movimiento del Impresionismo, con interesantes ejemplos de pintura paisajística impresionista de aire puro. 

Principales Representantes del Paisaje

En Francia, Jean-Antoine Watteau combinó un hermoso paisaje con la convivencia al aire libre (fete galantes), mientras que artistas como Jean-Honore Fragonard produjeron follaje espumoso y nubes (por ejemplo, El Columpio, 1767). En Italia, Giovanni Panini fue un paisajista contemplativo de gran éxito (con su obra Ruinas con figuras). 

Otro representante contemporáneo fue Giovanni Canaletto, el más grande de todos los pintores-vedutisti en la pintura veneciana, conocido por sus precisas vistas topográficas (vedute) de Venecia, sus vías fluviales, y su trabajo pionero en la perspectiva lineal. 

Entre otros maestros paisajistas italianos del siglo XVIII se incluyen también a  Francesco Guardi (Paisaje con ruinas, 1775), Francesco Zuccarelli (Un paisaje fluvial italiano) y Bernardo Bellotto (Vista de Varsovia desde el Castillo Real, 1772).