La antropología es el estudio del hombre, de lo que hace al ser humano diferenciarse como tal. Los antropólogos adoptan un enfoque amplio para comprender los diferentes aspectos de la experiencia humana, que se denomina  holismo. 

Igualmente, los antropólogos, consideran el pasado, a través de la arqueología, para ver la forma en que  vivían los grupos humanos hace cientos o miles de años y lo que era importante para ellos. Consideran lo que compone el cuerpo biológico y la genética, así como los restos de los huesos, la dieta y la salud. 

Los antropólogos también comparan a los humanos con otros animales (más a menudo, con otros primates como monos y chimpancés) para ver lo que se tiene en común con ellos y lo que hace al ser humano único. Aunque casi todos los humanos necesitan las mismas cosas para sobrevivir, como comida, agua y compañía, las formas en que la gente satisface estas necesidades pueden ser muy diferentes. 

Por ejemplo, todo el mundo necesita comer, pero la gente come diferentes alimentos y obtiene la comida de diferentes maneras. Así que los antropólogos observan la manera en que  los diferentes grupos de personas obtienen alimentos, los preparan y los comparten. 

El hambre en el mundo no es un problema de producción sino de barreras sociales a la distribución, y que hizo que Amartya Sen ganara un Premio Nobel por demostrar la forma que se produjeron  las hambrunas del siglo XX. 

Los antropólogos también intentan comprender la interacción de las personas en las relaciones sociales (por ejemplo, con sus familias y amigos). Observan las diferentes formas en que la gente se viste y se comunica en diferentes sociedades. 

Los antropólogos a veces usan estas comparaciones para entender su propia sociedad. Muchos antropólogos trabajan en sus propias sociedades analizando la economía, la salud, la educación, el derecho y la política (por nombrar sólo algunos temas). 

Así mismo, los antropólogos, cuando tratan de comprender estos complejos temas, tienen en cuenta lo que saben sobre la biología, la cultura, los tipos de comunicación y la forma en que vivían los humanos en el pasado.

La división de la Antropología y los  subcampos

La antropología se divide generalmente en cuatro subcampos. Cada uno de los subcampos enseña diferentes enfoques. Sin embargo, los subcampos también tienen una serie de similitudes. Por ejemplo, cada subcampo aplica teorías, emplea metodologías de investigación sistemática, fórmula y prueba hipótesis y desarrolla extensos conjuntos de datos.

¿Qué es la Antropología?

Arqueología  es uno de los subcampos

Los arqueólogos estudian la cultura humana analizando los objetos que la gente ha ha fabricado a lo largo del tiempo. Recolectan cuidadosamente del suelo objetos como cerámica y herramientas, y trazan un mapa de la ubicación de las viviendas, los espacios de desechos y los entierros para aprender sobre la vida cotidiana de un pueblo o civilización. 

También analizan los huesos y dientes humanos para obtener información sobre la dieta de un pueblo y las enfermedades que sufrió. Los arqueólogos recogen los restos de plantas, animales y suelos de los lugares donde ha vivido la gente para entender la manera en que la gente usó y cambió sus entornos naturales. 

El rango de tiempo para la investigación arqueológica comienza con los primeros antepasados humanos hace millones de años y se extiende hasta el día de hoy. Al igual que otras áreas de la antropología, los arqueólogos se preocupan por explicar las diferencias y similitudes de las sociedades humanas a través del espacio y el tiempo.

Antropología biológica

Los antropólogos biológicos tratan de comprender la forma en que se adaptan los humanos a los diferentes ambientes, las causas de las enfermedades y la muerte temprana, y la forma de evolución de los humanos  a partir de otros animales. 

Para ello, estudian a los humanos (vivos y muertos), otros primates como monos y simios, y los ancestros humanos (fósiles). También están interesados en conocer la biología y la cultura y su trabajo conjunto para dar forma a la vida y evolución. 

De igual manera, los biólogos antropólogos, están interesados en explicar las similitudes y diferencias que se encuentran entre los humanos en todo el mundo. A través de este trabajo, los antropólogos  han demostrado que, aunque los humanos varían en su biología y comportamiento, son más similares entre sí que diferentes.

Antropología cultural

Los antropólogos socioculturales exploran la manera en que viven las personas en diferentes lugares y entienden el mundo que les rodea. Quieren saber lo que la gente piensa que es importante y las reglas que hacen para  interactuar unos con otros. 

Incluso dentro de un país o sociedad, la gente puede estar en desacuerdo sobre la forma de hablar, vestirse, comer o tratar a los demás. Los antropólogos quieren escuchar todas las voces y puntos de vista para comprender la forma en que  varían las sociedades y los aspectos que tienen en común. 

Los antropólogos socioculturales a menudo encuentran que la mejor manera de aprender sobre los diversos pueblos y culturas es pasar tiempo viviendo entre ellos. Tratan de comprender las perspectivas, las prácticas y la organización social de otros grupos cuyos valores y formas de vida pueden ser muy diferentes de los suyos. Los conocimientos que adquieren pueden enriquecer la comprensión humana a un nivel más amplio.

Antropología lingüística

Los antropólogos lingüistas estudian las muchas formas en que la gente se comunica en todo el mundo. Se interesan por la forma en que el lenguaje está ligado a la forma en que se percibe el mundo y la forma en que los humanos se comunican entre si. Esto puede significar mirar la forma en que funciona el lenguaje en todos sus diferentes enfoques, y la manera en que cambia con el tiempo. 

También significa mirar lo que se cree sobre el lenguaje y la comunicación, y la forma en que se usa el lenguaje en la vida de las sociedades. Esto incluye las formas en que se usa el lenguaje para construir y compartir significados, para formar o cambiar identidades, y para hacer o cambiar relaciones de poder. Para los antropólogos lingüísticos, el lenguaje y la comunicación son claves en la forma que se hacen sociedad y cultura.