La psicología es el estudio científico de la mente y el comportamiento, según la Asociación Americana de Psicología. La psicología es una disciplina multifacética e incluye muchos subcampos de estudio como el desarrollo humano, los deportes, la salud, la clínica, el comportamiento social y los procesos cognitivos.

La psicología es realmente una ciencia muy nueva, y la mayoría de los avances se han producido en los últimos 150 años más o menos.  Sin embargo, sus orígenes se remontan a la antigua Grecia, 400-500 años antes de Cristo.

El énfasis de la psicología antigua era filosófico, con grandes pensadores como Sócrates (470 a.C. – 399 a.C.) influenciando a Platón (428/427 a.C. – 348/347 a.C.), quien a su vez influenció a Aristóteles (384 a.C. – 322 a.C.).

Los filósofos solían discutir muchos temas que ahora estudia la psicología moderna, como la memoria, el libre albedrío frente al determinismo, la naturaleza frente a la crianza, la atracción, entre otros campos. 

El inicio de la psicología como disciplina

En los primeros días de la psicología había dos perspectivas teóricas dominantes en cuanto al funcionamiento del cerebro, el estructuralismo y el funcionalismo.

El estructuralismo fue el nombre dado al enfoque pionero de Wilhelm Wundt (1832-1920), que se centraba en descomponer los procesos mentales en los componentes más básicos.

El término se originó en Edward Titchener, un psicólogo americano que había sido entrenado por Wundt. Wundt era importante porque separó la psicología de la filosofía analizando el funcionamiento de la mente de una forma más estructurada, con el énfasis puesto en la medición y el control objetivos.

El Estructuralismo

El estructuralismo se basaba en la introspección entrenada, un método de investigación por el cual los sujetos relataban lo que pasaba por sus mentes mientras realizaban una determinada tarea.

Sin embargo, la introspección resultó ser un método poco fiable porque había demasiada variación individual en las experiencias e informes de los sujetos de investigación.

A pesar del fracaso de la introspección, Wundt es una figura importante en la historia de la psicología, ya que abrió el primer laboratorio dedicado a la psicología en 1879, y su apertura suele considerarse como el comienzo de la psicología experimental moderna.

Por su parte, el psicólogo americano William James (1842-1910) desarrolló un enfoque que llegó a conocerse como funcionalismo, debido a que no estaba de acuerdo con el enfoque del estructuralismo.

James argumentaba que la mente siempre está en constante cambio y no tiene sentido buscar la estructura de la experiencia consciente. Más bien, propuso que el enfoque debería estar en cómo y por qué un organismo hace algo, es decir, las funciones o el propósito del cerebro.

James sugirió que los psicólogos deberían buscar la causa subyacente del comportamiento y los procesos mentales involucrados. Este énfasis en las causas y consecuencias del comportamiento ha influido en la psicología contemporánea.

¿Que es la Psicología? principales características

Los enfoques de la psicología

El estructuralismo y el funcionalismo han sido sustituidos desde entonces por varios enfoques dominantes e influyentes de la psicología, cada uno de ellos sustentado por un conjunto compartido de supuestos sobre la manera en que son las personas, los conceptos importantes a  estudiar y los métodos de estudio.

El Psicoanálisis

El psicoanálisis, fundado por Sigmund Freud (1856-1939) fue el paradigma dominante en la psicología a principios del siglo XX. Freud creía que la gente podía curarse haciendo conscientes sus pensamientos y motivaciones inconscientes, obteniendo así una visión.

El psicoanálisis de Freud fue la teoría psicodinámica original, pero el enfoque psicodinámico en su conjunto incluye todas las teorías que se basaban en sus ideas, por ejemplo, Jung (1964), Adler (1927) y Erikson (1950).

Las perspectivas clásicas contemporáneas en psicología para adoptar estrategias científicas fueron los conductistas, que eran famosos por su confianza en los experimentos de laboratorio controlados y el rechazo de cualquier fuerza invisible o inconsciente como causas de la conducta.

Más tarde, el enfoque humanístico se convirtió en la tercera fuerza de la psicología y propuso la importancia de la experiencia subjetiva y el crecimiento personal.

Durante los decenios de 1960 y 1970, la psicología inició una transformación cognitiva, adoptando un enfoque científico riguroso, basado en el laboratorio, con aplicaciones a la memoria, la percepción, el desarrollo cognitivo, las enfermedades mentales y mucho más. Por ello, los cuatro objetivos principales de la psicología son describir, explicar, predecir y cambiar el comportamiento y los procesos mentales.